lunes, 28 de abril de 2014

Capítulo 93: De incoherencias

No basta decir solamente la verdad, mas conviene mostrar la causa de la falsedad
Aristóteles

Siempre lo he dicho "no estoy aquí para convencer, estoy aquí para informar". Ese es parte de mi trabajo, informar con evidencia científica en mano. No invento nada, no soy hippie, no estoy loca, digo lo que dice la OMS, digo lo que el sentido común impone y la evidencia científica avala.

Ahora veo como la atención primaria se da de bruces contra la atención especializada.

Se puede hacer
- La peor posición para parir es la de litotomía
- Uy, aquí no te dejan parir en otra posición que no sea esa.

- Durante la dilatación es esencial el movimiento. Moveos como os pida el cuerpo en caso de no tener la epidural
- No, aquí no te dejan moverte porque estas todo el rato con el monitor puesto.
- Bueno, si estáis sin epidural os pueden hacer monitorización en ventana: un rato con el monitor puesto, y luego otro rato sin él. Y poniéndonos en lo peor, los cables permiten  un pequeño recorrido si no hay telemetría... (aquí me sentí un poco estúpida nada más terminar la frase, diría que incluso avergonzada)
- No, aquí no hacen eso, la monitorización es contínua y si tienes el monitor puesto no te dejan estar en la pelota, que por cierto, solo hay una.

- La episiotomía rara vez ha de hacerse.
- Pues depende la matrona que te toque, alguna todavía la hace por rutina, o lo raro es que no la haga.

Ante cada información, su correspondiente oposición. Me informaban con resignación, "no se puede hacer otra cosa".

Ante el panorama, llego a dos conclusiones:
1. Necesito realizar una visita al paritorio, aunque estoy segura que me hablarán de él con todas las florituras posibles.
2. Las animo a entregar un plan de parto. Claro que eso también tiene su respuesta: "es que nos han dicho que es una bobada porque no le hacen ni caso, que es de hippies".

¿Qué opciones tengo? Todas y ninguna; me explico: podría pensar en informar en función de cómo trabajen en el hospital, así al menos irían a parir sabiendo cuál es la realidad (litotomía, restricción de movimiento, posible episiotomía...), pero ¿sería ético? NO. No informar de lo adecuado por no ser coherente con el trabajo real no es una opción para mí.
La otra opción, es decir, todas y ninguna, es seguir informando de LA VERDAD. Me aterra que luego en el parto se den de bruces. Me aterra que luego por esa incoherencia entre un nivel y otro salgan de su parto derrotadas, tristes, desilusionadas. Pero ¿qué puedo hacer, más que crear un bando que presione?. La información es poder. Hasta ahora se resignaban, y no hay nada peor. Si no hay presión no hay cambio.




1 comentario:

María dijo...

Ixha entiendo perfectamente lo que quieres decir. PERO QUE NO TE HAGAN DUDAR.

Ante estos casos LA VERDAD y LA EVIDENCIA CIENTÍFICA van por delante. De cualquier otro modo te estarías vendiendo y trabajando en contra de tus principios.

¡Ánimo! Los cambios cuestan, pero dando el primer paso los siguientes van viniendo ;)

Un besitoo!

Publicar un comentario en la entrada